Una cita inolvidable

sábado, 26 de julio de 2014

Hola queridos lectores, espero que se encuentren muy bien. El día de hoy les dejare una historia de suspenso-drama como las que he escrito anteriormente las cuales pueden leer también si gustan, dando click a las letras en color y subrayado: una criatura extraña en el camino, una visita inesperadaesa cosa extraña y aquella noche. Ya extrañaba hacerlas. Espero que les guste la historia de hoy, les advierto que el final es un poco fuerte. Agradezco sus visitas a mi espacio.

Septiembre de 2002 el mes más terrorífico y perturbador de mi vida. Tuve que recibir ayuda psicológica casi durante un año para poder superar aquellos horribles acontecimientos que marcaron mi vida.
Todo empezó una noche en la que salimos a una disco con mis amigos, mis ojos se clavaron en aquella hermosa mujer con la cuál intercambie un par de miradas. Era un poco tímido pero por ella valdría la pena intentarlo, de lo contrario la perdería por siempre.
Me acerque a ella lentamente mientras sudaba mi frente, la mano me temblaba y el corazón casi se me sale por la boca de los nervios que tenía, jamas había estado frente a una mujer tan hermosa. 
-¿Quieres bailar? le pregunté.
Acariciando mi pecho, ella tomo mi mano me miro a los ojos y respondió:
-Tranquilo guapo, no estés nervioso. Empezaremos bailando y poco a poco veremos hasta donde llegamos.
Bailamos por horas, la pasamos muy bien y así, entre besos y copas ella me abrazó y me pregunto:
-¿Que te parece si vamos a un lugar más intimo?
-Me parece genial. Le respondí.
Fuimos a un motel de la zona en el que tuve el encuentro carnal más glorioso y maravilloso de mi vida. Jamás lo olvidaré. Pasamos la noche juntos y a la mañana siguiente le dije:
-La he pasado de maravilla contigo, te pasaría mi numero pero me robaron el celular hace dos días, si quieres te paso el menssenger para que sigamos en contacto.
-Será un honor seguir en contacto contigo. Me respondió.
Le deje el menssenger anotado y nos despedimos con un beso. 
Al otro día me agrego y comenzamos a chatear. Era una mujer muy divina y hermosa mientras más la conocía, más me ilusionaba con tener una relación seria con ella. Chateabamos por horas, el tiempo volaba cuando le escribía. Pasamos dos semanas así, y luego le dije:
-¿Que te parece si nos vemos esta noche?
-Claro, me encantaría. Ve a la disco donde te conocí, nos vemos allá. Respondió.
Fui y la espere en la entrada por dos horas pero jamás apareció, entonces volví a mi casa un poco molesto pero al mismo tiempo pensé que tal vez le había ocurrido un imprevisto y que esa habría sido la causa por la cuál no asistió a la cita de esa noche.
A la mañana siguiente le escribí preguntándole porque razón no había asistido a la cita la noche anterior. Ella me dio una respuesta un poco extraña.
-¿No me viste? escribió.
-Claro que no! y te espere por dos horas, pensé que te había pasado algo! respondí.
-Yo si fui anoche, tal vez no nos vimos porque había mucha gente pero no te preocupes si quieres podemos vernos hoy, esta vez ve al motel donde pasamos aquella noche tan especial. 
Aunque dudaba de si su escusa era realmente cierta o en realidad no había ido a la disco y solo estaba poniendo un pretexto igual decidí aceptar su invitación porque en verdad tenía muchas ganas de verla y por eso no quise discutir con ella.
Esa misma noche fui al motel, estuve nuevamente dos horas esperándola y no apareció. Esta vez me enoje muchísimo porque sentí que se lo estaba tomando como un juego. Regrese a casa muy molesto decidido a bloquearla en el chat y terminar la relación con ella pero en cuanto encendí el computador ella estaba conectada y me escribió:
-¿Otra vez no me viste? 
-Mira boba yo no me aguantaré el hecho de que me estés tomando como un juguete, lo nuestro se acabo, haz de cuenta como si no nos hubiésemos conocido jamás. Le respondí enojadisimo.
-No por favor, no te enojes, te juro que yo si fui a verte, por favor dame una última oportunidad, esta vez ven a mi casa, ahora si nos veremos te lo prometo. Me suplicó.
-Esta bien, dame tu dirección pero más te vale que está vez si nos veamos porque si me vuelves a dejar plantado lo nuestro se terminará para siempre. Le dije.
-Tranquilo, está vez si vamos a vernos. Luego de decirme eso me dio su dirección.
Fui a la casa y golpee su puerta la cual estaba extrañamente entreabierta. Un hombre adulto atendió la puerta, me ofreció su mano amistosamente, sonrió y me dijo:
-Hola, mi nombre es José soy el padre de Elisa. Ella me ha hablado mucho de usted y, aunque hace poco que empezaron su relación es un gusto conocerlo personalmente. No es que sepa mucho de moda pero la he arreglado un poco para usted, espero que le guste su nuevo look. Pasé, ella lo está esperando en su habitación.
-El gusto es mio señor José. Seguramente me gustará el nuevo el nuevo look de su hija, ella me dijo que usted es un gran estilista. Le respondí intentando ganarme su simpatía.
Pase, abrí la puerta de la habitación y al ver a Elisa me lleve la sorpresa más terrorífica y perturbadora de mi vida. Su cara no era más que un papel de carne arrugado, su cabeza estaba clavada en la pared, separada del resto del cuerpo. La habitación era prácticamente un río de sangre, tanto que era imposible ver el verdadero color del colchón y las sabanas de la cama, sus órganos estaban servidos en bandejas como si fueran la comida de un restaurante y su cuerpo sin cabeza y totalmente abierto ya que el tipo había extraído todos los órganos que tenía, se encontraba colgado de los pies por una soga amarrada al techo. Sin duda esa fue la escena más horrible, repugnante y asquerosa que he visto en mi vida. Escena por la que tuve que recibir ayuda psicológica por casi un año. Su padre se acerco hacía mi, colocó su mano en mi hombro y me pregunto:
-¿No te gusto su nuevo look? yo creo que así se ve mucho más hermosa.
Si la historia les gusto. Les pido que dejen su mg y su comentario en mi página de facebook. Se los agradecería muchísimo.





0 comentarios: