Nueva Chicago, el dueño de una pasión inexplicable

sábado, 17 de mayo de 2014

Hoy les voy a dejar un poema. Disculpen que rompa los esquemas de subir historias y artículos los fines de semana y cambiarlos hoy por un poema, pero Nueva Chicago el equipo que sigo salio campeón y sentía la necesidad de escribir esto. Espero que les guste, agradezco sus visitas y amables comentarios.

Nueva Chicago es el dueño de mi pasión.
Aquella que me hace latir a mil por horas el corazón.
Ese equipo por el que doy todo por ver campeón.
Aquella pasión que me hace tocar el cielo con las manos cuando grito gol.
Me enamore de ese equipo de fútbol.
Es una pasión que no tiene explicación.
Me alimenta el alma, esa bella pero inexplicable sensación.
Llore en 2007 al ver que te ibas injustamente de primera.
Pero eso no me impido lucir con orgullo tus colores en la vereda.
Porque pase lo que pase siempre te seguiré amando.
A donde sea que vayas siempre te seguiré alentando.
Mi pasión por ti no morirá jamás.
Sin importarme lo que piensen los demás.
No importa que no haya nacido en tu barrio.
Tampoco importa que no haya podido ir a tu estadio.
Igual un pedazo de mi alma te pertenece.
Y esa pasión por ti a pesar de todo prevalece.
No pueda ocultar mi admiración al ver esas tribunas llenas de gente.

Al ver la hermosa bandera con esos colores que se filtran en mi mente.

Que me hacen sentir que si no te tuviera no sería lo mismo.
Que si ya no podría verte en mi alma quedaría un abismo.
Ese abismo que solo tu llenas y que me hace sentir tan genial.
Puede que no seas el mejor pero para mi como Nueva Chicago no hay igual.
Y jamás cambiare esa manera de pensar.
Porque aunque esta pasión no se pueda explicar.
Nueva Chicago es lo más hermoso que me pudo pasar.

0 comentarios: