Aquella noche (historia de suspenso-drama)

sábado, 12 de abril de 2014

Este nuevo post es una historia de suspenso-drama, la primer historia que publico en mi blog, agradezco muchísimo sus visitas a este, mi humilde espacio. Espero que les guste la historia.



Aquella noche, cambio el resto de mi vida, desde ese día ya no volví a ver igual al mundo y a las personas.
Me desperté, a las 4 de la madrugada con la garganta seca, como es natural fui a beber un vaso de agua de la heladera, sin imaginar el horror que me esperaría. Encendí la luz de la cocina, abrí la puerta del refrigerador, me serví un vaso de agua bien fría y sentí la placentera sensación del agua bajando por mi garganta seca. Luego casualmente voltee mi cabeza hacia la ventana de la cocina que da al patio de mi casa, en el fondo del mismo se encuentra mi garaje con un portón gris que tiene tres pequeñas ventanas rectangulares por encima del mismo por las cuales pude ver la luz prendida que me encandilaba los ojos, en ese momento me pregunte a mí mismo -¿Qué diablos hace la luz del garaje encendida a esta hora? Comencé a inventar varias hipótesis, como que había olvidado apagarla o que alguno de mis hijos o mi mujer se había levantado para ir hasta halla a hacer vaya a saber qué cosa y había olvidado apagar la luz. Hasta que, se me ocurrió la idea de que alguien podría haber entrado a mí casa con malas intenciones y se encontraba en mi garaje. Pensé en llamar a la policía, pero no quería hacerlo hasta no estar seguro de que en verdad había alguien, no vaya a ser que había olvidado apagar la luz y pase el ridículo más grande de la historia en mi vecindario.
Tome valor pensando en que si había alguien no podía dejar que entre a mi casa y le haga daño a mi mujer y a mis hijos, me dirigí hasta una de las tres pequeñas ventanas cautelosamente para espiar, guiándome por la luz de la luna ya que no pude encender la luz del patio, porque si alguien estaba en mi casa  iba a alertarlo de esa manera, en cuanto llegue me subí encima de una maceta grande con una planta enorme que estaba cerca de la ventana, asome la vista cuidadosamente y espié cada rincón pero no vi absolutamente nada. Intente tranquilizarme un poco pensando en que tal vez había olvidado apagarla, entre al garaje con cierto temor y con una enorme sensación de adrenalina que recorría mis venas, vigilando cada rincón por si acaso, empecé a caminar cuidadosamente hacia el interruptor de luz cuando de repente sentí como una persona me salto encima por la espalda, me tomo del cuello con su enorme y musculoso brazo y me cubrió la boca sin darme oportunidad de defenderme ni gritar y me enterró una jeringa en el cuello, por lo que llegue a ver, esta persona era  de 1,90m con la cara cubierta por una máscara de Jason, el famoso villano en la saga de películas de terror Viernes 13,  se había escondido en la parte trasera de mi vieja camioneta, la cual estaba cubierta con una lona debido a que en ella tenía las herramientas de trabajo para irme temprano al otro día a realizar mis labores diarias de electricista. En cuestión de segundos mientras sentía el dolor de tener una jeringa enorme enterrada y el líquido bajando por mis venas caí al suelo inconsciente.
En un abrir y cerrar de ojos sin saber que en realidad habían pasado varias horas desde que había caído inconsciente en mi garaje recupere la conciencia, pero no podía moverme,abrir los ojos ni hablar. Pensé que estaba atado a una silla con los ojos cubiertos y la boca encintada , pero esto no era posible debido a que yo no sentía ninguna de mis extremidades, era como si estuviese cuadripléjico, me sentí horrorizado al escuchar unas pisadas que se acercaban hacia mí, sabía que esos sonidos no eran para nada familiares, las pisadas se escuchaban cada vez más cerca arrastrando algo consigo, hasta que se detuvieron justo al lado mío.
Se pusieron a conversar entre ellos por lo que deduje que por lo menos había dos personas al lado mío, el dialogo que tenían me impacto enormemente, jamás me había sentido tan horrorizado y abrumado, y no es para menos, su dialogo fue así:
-Ya eliminamos a los niños y a la mujer, revisamos cada rincón de la casa y les quitamos todo lo que tenían, tenemos que irnos antes de que al hombre se le vaya el efecto de la droga que nos dio el veterinario y que le inyectamos, el cual no debe faltar mucho para que se acabe. Recuerda que primero recuperara la consciencia y poco a poco empezara a recuperar la movilidad de sus extremidades. Dijo uno de ellos
-Le calcule el tiempo exacto y aún falta media hora para que se le vaya el efecto lo que nos da tiempo a dejarle el mensaje y escapar. Hay un sabio dicho que dice que si no quieres ser olvidado con el tiempo debes escribir algo que sea recordado o realizar algo que sea digno de escribirse y recordarse, nosotros seremos recordados como los criminales y ladrones más despiadados e inteligentes de la historia y este hombre será nuestra primer víctima, el primero en comenzar nuestra leyenda mediante su testimonio. Le contesto el otro.
Luego mientras escuchaba el ruido de una tiza sobre mi pared del asesino escribiéndome un mensaje, me sentía aterrorizado, triste, amargado e impotente sabiendo que cuando despierte iba a ver el cadáver de mi mujer y de mis hijos y preguntándome porque esta desgracia me ocurrió a mí, fue la media hora más lenta y sufrida de mi vida.

Los asesinos se marcharon como a los 10 minutos de empezar a escribir el mensaje, en cuanto pude abrir mis ojos y moverme me di cuenta de que estaba acostado en mi cama con el cadáver de mi mujer y mis hijos que habían sido mutilados de tal manera que me hizo vomitar al instante, pero lo más escalofriante fue el mensaje que estaba escrito en la pared el cual decía “sabemos que estas consciente, escuchando lo que decimos, ninguna de nuestras victimas quedara impune. Volveremos por ti”.

0 comentarios: